1917

DIRECCIÓN: Sam Mendes
TÍTULO ORIGINAL: 1917 (2019)
PAÍS: Reino Unido, Estados Unidos
GUION: Sam Mendes, Krysty Wilson-Cairns
FOTOGRAFÍA: Roger Deakins
MÚSICA: Thomas Newman
DURACIÓN: 119 minutos

 
       

Juan Carlos Romero Puga | @jcromero

Sam Mendes tiene en 1917 quizás el mayor logro técnico de su carrera. Toda ella es un alarde técnico, un grito al mundo de que tras la cámara hay un gran realizador, capaz de construir una película con lo que en apariencia es un largo plano secuencia. Tal es el aplauso que el despliegue ha recibido, que Universal Pictures ha tomado un fragmento del cómo se hizo y lo ha empatado con el resultado final en pantalla para tratar de llevar más gente a las salas de cine.

La anécdota sobre la que se construye esta cinta está basada en relatos del abuelo del cineasta, quien peleó para el imperio británico durante la Primera Guerra Mundial. Semejante en cierto nivel al relato de Filípides corriendo de Maratón a Atenas, aquí se nos presenta a los jóvenes soldados Blake (Dean-Charles Chapman) y Schofield (George MacKay), a quienes se encomienda internarse en territorio enemigo para entregar un mensaje que ordena la cancelación de una ofensiva de la cual los adversarios conocen y que podría costar la vida de mil 600 hombres.

Mendes y su fotógrafo, Roger Deakins , atinan en la creación de ambientes asfixiantes y terribles. Primero, kilométricas, oscuras y lodosas trincheras en las que asoman incontables cuerpos con diferente grado de descomposición. Luego, sobre amplias extensiones de terreno, donde la mayor debilidad de los soldados es el quedar al descubierto, a merced de los francotiradores y de la metralla.

Una vez más, es ahí donde 1917 vive sus mejores momentos, los de mayor ritmo y tensión dramática. La acción y la violencia son delirantes, sin embargo, todo luce perfectamente coreografiado y la pirotecnia no alcanza a sepultar los dramas humanos en escena. Todo ello evidencia la ambición de Sam Mendes de hacer una película que sea considerada perfecta.

Pero –maldito pero– la obra no alcanza a levantar por encima de un muy encomiable ejercicio estilístico; 1917 es una estampa, un día en la guerra, una mirada rápida al conflicto que no permite un mayor desarrollo de sus personajes ni permite dimensionar el horror del conflicto bélico para ambos bandos. De ahí, quizá, que muchos hablen de ella como aventura parecida a un videojuego que consiste meramente en salvar obstáculos. Con todo, le ha alcanzado para once nominaciones de la Academia en este 2020, lo cual no es poco.

 
 
 
 
       

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.