ANTES DE PARTIR

DIRECCIÓN: Rob Reiner
TÍTULO ORIGINAL: The Bucket List (2007)
PAÍS: Estados Unidos
GUION: Justin Zackham
FOTOGRAFÍA: John Schwartzman
MÚSICA: Marc Shaiman
DURACIÓN: 97 minutos

 
       

Juan Carlos Romero Puga | @jcromero

Habría que preguntarle a Rob Reiner en qué parte del camino entre Cuenta conmigo, Cuando Harry encontró a Sally —sus mejores cintas— y Antes de partir, perdió por completo sus entrañas como director.

Ninguna de sus recientes cintas, y me refiero a específicamente a Dicen por ahí (2005) y Alex y Emma (2003), ha alcanzado un nivel digno de un público que busque algo más que una comedia genérica y perfectamente prescindible.

Antes de partir presenta el mismo problema. No obstante el haber contado con Jack Nicholson y Morgan Freeman en el rol de dos enfermos terminales que buscan enfrentarse con el menor miedo posible a su muerte, el guion resulta absolutamente incapaz de conmover o de regalarnos alguna reflexión realmente valiosa sobre este trance.

En términos del desarrollo de los personajes poco importa si uno de ellos es un importante inversionista y el otro un modesto mecánico; de antemano podemos adivinar que el hombre pobre será quien terminará enseñándole al rico déspota el significado de la vida.

Lejos de observarlos deteriorarse y enfrentarse al dolor de una enfermedad degenerativa —aspectos que no tendrían por qué estar excluídos de una comedia que pretende ser amable—, vemos a Freeman convertido en el guía de turistas de Nicholson, mientras ambos emprenden un viaje como parte de esa lista de cosas que elaboran ambos para antes de "irse" de este mundo.

¿Qué es lo mejor de esta película? Las actuaciones de las dos estrellas; la forma en que en que enuncian ciertas frases sobre su vida; la interacción que establecen con Thomas (Sean Hayes), el asistente de Nicholson, y la peculiar forma en que dan por resueltos varios puntos de su lista de pendientes.

Pero si hay algo que habría que reprocharle más a Reiner es hacer una inverosímil fiesta de vida y deshumanizar de esta forma a sus personajes, sin permitirse mostrar el crudo sufrimiento que necesariamente acompaña un episodio de éstos.

Si uno lo piensa bien, la actuación de Morgan Freeman no dista mucho del actor al que interpretó recientemente en Dame 10 razones, al lado de Paz Vega, donde también era una suerte de conciencia que aportaba la dosis de sensatez que su par, más impulsivo, necesitaba.

Antes de partir tiene encanto, pero en ella falta algo de garra, la necesidad de un director o de un guionista de exorcizar una pérdida, de contarle al público cómo las muertes suelen traducirse en algo más grande cuando son fructíferas y cómo lo que ha de permanecer es el balance de una vida y no las anécdotas de un último año vivido intensamente.
 
 
 
 

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.