UNA AVENTURA EXTRAORDINARIA

DIRECCIÓN: Ang Lee
TÍTULO ORIGINAL: Life of Pi (2012)
PAÍS: Estados Unidos, Taiwán, Reino Unido, Canadá
GUION: David Magee; basado en la novela homónima de Yann Martel
FOTOGRAFÍA: Claudio Miranda
MÚSICA: Mychael Danna
DURACIÓN: 127 minutos

 
       

Juan Carlos Romero Puga | @jcromero

Pi Patel (Irrfan Khan) está por contarle a un escritor canadiense cómo fue que sobrevivió 227 días a bordo de un bote salvavidas, completamente a la deriva y sin comida, en medio del Pacífico. La historia que está por escuchar, le han dicho al escritor, le hará creer en Dios.

El relato, sin embargo, está lejos de ser una fábula optimista sobre la fe o la fuerza del espíritu humano. Sin traicionar en absoluto lo planteado en la novela de Yann Martel, Ang Lee y su guionista David Magee nos cuentan la tragedia de un hombre que ha decidido asirse a su espiritualidad como única tabla de salvación y vía para sobrevivir a las trágicas pérdidas y las acciones que lastran su paz interna.

La aventura comienza con un prólogo lleno de humor, en el cual conocemos el origen del curioso nombre del protagonista y sus primeros años de curiosidad infantil y aprendizaje religioso en los que decidió ser hinduista, católico y musulmán, todo al mismo tiempo. Luego viene el momento de echarse a la mar y una tormenta que arrasa con todo, excepto cuatro animales de zoológico (una cebra, una hiena, un orangután y un tigre con su propia historia llamado Richard Parker) con los que Pi termina en una lancha hacia ningún lado.

Impresionante en su lenguaje visual, el mundo y el mar se muestran imagen a imagen imposibles de abarcar, amenazantes. Mirada a través de los lentes 3D, cada secuencia se vuelve una experiencia mágica y hermosa, pero profundamente angustiante. Así, la capacidad de fundir el cielo y el océano en un fotograma se vuelve una manera más de narrar y de hacer al espectador perderse en sus propios pensamientos sobre lo que tiene ante sí.

"La fe es una casa de muchas habitaciones", se escucha decir en algún momento de la película. Pero Una aventura extraordinaria no plantea dilemas sobre la fe, los credos o los milagros, sino que habla de la desesperada necesidad de creer, de explicarse el mal, la miseria personal y de reconciliarse con eso para seguir adelante. Aceptar el mundo en su crudeza supone siempre una forma profunda de desencanto y Ang Lee no deja esa visión de lado, sino que al igual que el personaje de su relato prefiere caminar por el lado luminoso y hacer de lo fantástico algo en lo que otros puedan creer, como la historia de un joven que sobrevivió siete meses y medio, perdido en el océano, en compañía de un tigre.

 
 
 
 
  

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.