BATMAN: EL CABALLERO DE LA NOCHE ASCIENDE

DIRECCIÓN: Christopher Nolan
TÍTULO ORIGINAL: The Dark Knight Rises (2012)
PAÍS: Estados Unidos, Reino Unido
GUION: Jonathan Nolan, Christopher Nolan
FOTOGRAFIA: Wally Pfister
MÚSICA: Hans Zimmer
DURACIÓN: 164 minutos

 

 
       

Juan Carlos Romero Puga | @jcromero

Batman es un personaje fascinante, con un origen oscuro y trágico, que intenta sepultar con furia todo su miedo y que no puede sino ponerse una máscara para volverse un símbolo en medio del desencanto presente. La trilogía de Christopher Nolan ha logrado hacer de ese personaje oscuro un héroe de una época en la que los carniceros proclaman estar del lado de una sociedad a la que en realidad desprecian, en la que un nadie cualquiera puede irrumpir en la sala de un cine y disparar contra una multitud para aparecer en el breaking news de los informativos de las horas siguientes.

Pese a varias debilidades que comprometen la coherencia del relato y las concesiones que hace, Batman. El Caballero de la Noche Asciende apabulla como una pieza de cine absolutamente desesperanzadora en la que el director permite a un mercenario y terrorista, Bane (Tom Hardy), golpear a miles de personas hasta ponerlas de rodillas, en un espectáculo brutal tras el cual lo único que queda en pie es la impotencia de una ciudad devastada y sin defensa.

Si en la anterior cinta el héroe tenía frente a sí a una criatura sin otro motivo que incendiar el mundo para verlo arder y mostrar que llegado el momento todos abandonarían sus principios y pasarían sobre los demás para conservar su vida, en ésta el tirano actúa desde un discurso maniqueo que postula la renovación moral de una sociedad corrompida que pone su confianza en instituciones que mantienen la paz mintiéndole a los ciudadanos.

Esta tercera entrega de Batman vuelve a los temas y a los personajes de la primera. Explora el vacío que habita en expresiones demagógicas como "el poder al pueblo" y las lleva al terreno de los tribunales populares de ejecuciones, donde los revolucionarios y esa entelequia denominada pueblo cobran revancha de los ricos y poderosos. Para mostrar todo eso, Nolan le rompe los huesos a su protagonista, a su alter ego Bruce Wayne, y los saca de la pantalla para que sean otros los que brillen.

Si bien los minutos que llevan al desenlace no son los más brillantes, sí guardan una de las sorpresas más agradables de la temporada, la cual queda en manos de Joseph Gordon-Levitt (notable en su interpretación del joven e idealista teniente John Blake). Al final, las dudas sobre la capacidad de Anne Hathaway para reinventar a Catwoman o el talento de Hans Zimmer para acompañar la derrota del héroe con una partitura extenuante que al final —como escribía Alejandro Alemán— nos deja "aquella emoción, casi infantil de ver un héroe, complejo, obscuro y a la vez grandioso".

No hay ningún exceso cuando Christopher Nolan afirma que su película tiene algo de Historia de dos ciudades, "uno de los relatos más terribles de una civilización", escrito por Dickens. En cierto modo, su última entrega de El Caballero de la Noche honra aquellas líneas que hablan del presente: "Es el mejor de los tiempos, es el peor de los tiempos. Es la edad de la sabiduría, y también de la locura. Es la época de la fe, y también de la incredulidad, la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación".

 
 
 
 
  

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.