BATMAN INICIA

DIRECCIÓN: Christopher Nolan
TÍTULO ORIGINAL: Batman Begins (2005)
PAÍS: Estados Unidos, Reino Unido
GUION: David S. Goyer, Christopher Nolan
FOTOGRAFIA: Wally Pfister
MÚSICA: Hans Zimmer, James Newton Howard
DURACIÓN: 140 minutos

 
       

Juan Carlos Romero Puga | @jcromero

Tal como sucedió en la década de los ochenta, cuando DC Comics y Marvel decidieron despojar de la inocencia a los personajes de sus historietas, humanizándolos, enfrentándolos a la muerte y a crisis sobre su papel en el mundo, Warner Brothers ha entregado a Christopher Nolan (realizador de Amnesia e Insomnia, dos excelentes trabajos) el encargo de hacer lo mismo y llevar a la pantalla Batman año uno, una serie publicada entre 1986 y 1987 e insertada en la continuidad regular de las historietas.

Sin menospreciar lo hecho por Tim Burton con Batman (1989) y Batman regresa (1992), dos filmes que siguen teniendo su mérito, en el caso de Nolan el resultado es realmente notable.

Más allá del artificio y la teatralidad propia del personaje, la historia toca profundo en el origen oscuro y violento de la leyenda creada por Bob Kane. La imagen de Bruce Wayne como un hombre lleno de miedo, de culpa y de impotencia ante la muerte de sus padres deja de ser meramente anecdótica para convertirse en el eje de todo lo demás.

Batman inicia es material para adultos en tanto su director se da tiempo de narrar detalladamente la metamorfosis de un sujeto con un carácter endeble, en un ser poco menos que atemorizante. La primera mitad del filme explica toda esa transformación y su incorporación a un grupo integrista conocido como la Liga de las Sombras, definitivo no sólo en su adiestramiento, sino en su definición posterior.

La necesidad de una figura de poder en Ciudad Gótica tampoco es gratuita. El planteamiento es tan acertado que no necesita recurrir a la demagógica dualidad del bien contra el mal. Aquí, la estructura burocrática ha ocupado el lugar de lo legal y la delincuencia común sobrevive y crece al amparo de esas estructuras permisivas, como un espejo de muchas ciudades; nada más.

Bruce Wayne y su alter ego son el actor central. La elección de Christian Bale como Batman es sumamente afortunada si tomamos en cuenta que su papel en Psicópata americano le dota de una atractiva ambigüedad y le da solidez suficiente para no verse opacado por dos de los mejores villanos que hayan acompañado al enmascarado: Ducard, desdoblado en Ra's al Ghul (Liam Neeson), y el perturbador Dr. Crane (Cillian Murphy), los cuales, prescindiendo de deformidades o artificios resultan muy interesantes en pantalla.

Otra vez, el mérito de los grandes actores reside no en el tiempo que aparecen a cuadro, sino en la solidez que le dan a la historia. En ese cajón hay que poner a Michael Caine, interpretando al mejor Alfred de la historia, junto con Gary Oldman en el papel del Jim Gordon, y Morgan Freeman, como Lucius Fox, un personaje infinitamente más trascendente que los artefactos de alta tecnología que maneja y que pone en el cinturón del héroe de Gotham City. El reparto está rematado por Tom Wilkinson, quien como Carmine Falcone se vuelve una efectiva representación de lo que en lo macro resulta ser una sociedad podrida y en picada.

Finalmente se le hizo justicia a personaje; fuera el candor, bienvenida la figura perturbada y fascinante que esperamos muchos años para ver. Por fin, Batman dejó de ser una caricatura.

 
 
 
 
 
       

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.