EL FIN DE LOS TIEMPOS

DIRECCIÓN: M. Night Shyamalan
TÍTULO ORIGINAL: The Happening (2008)
PAÍS: Estados Unidos, India, Francia
GUION: M. Night Shyamalan
FOTOGRAFÍA: Tak Fujimoto
MÚSICA: James Newton Howard
DURACIÓN: 91 minutos

 
       

Juan Carlos Romero Puga | @jcromero

A toro pasado, hoy muchos críticos aseguran haber advertido sobre el eventual declive en la carrera de M. Night Shyamalan, a quien —al menos eso dicen— siempre consideraron un director tramposo y hasta sobrevalorado.

Por sistema desconfío de esos opinadores. Su forma de trabajar me parece —por decir lo menos— artera y deshonesta. Las páginas de los diarios, los blogs especializados están llenos de ellos. Con argumentos o sin ellos, hoy deciden usar la pluma para destrozar una cinta; meses después les vemos publicar una nueva reseña sobre una película del mismo actor/director en la que, contra todo lo que uno pensaría le reconocen toda clase de virtudes a la anterior, esa que parecía haberles disgustado tanto. No es que hayan revalorado filme, simplemente hacen crítica miserable.

El fin de los tiempos es un caso característico de esto. Desde Señales (2002) todos vienen escribiendo que Shyamalan no es el realizador que creíamos. Ahora que de verdad estamos frente a un trabajo que ha decepcionado casi unánimemente, hay que ver lo bien que muchos hablan de La aldea o incluso de La dama en el agua.

Lo cierto es que desde El sexto sentido (1999), M. Night Shyamalan ha venido construyendo lo que parecerían los capítulos de una sola obra sobre la fe en la existencia de mundos alternos, anidados en la imaginación o en la curiosidad humana (fantasmas, superhéroes, extraterrestres, personajes de cuento, terrores nocturnos y, ahora, la naturaleza). En éste, su octavo trabajo detrás de las cámaras, la escena se abre en Central Park de Nueva York, donde repentinamente se inicia una nueva pesadilla. A una hora determinada de la mañana, la gente comienza a suicidarse masivamente, en un fenómeno que se replica exponencialmente en toda la costa Este de Estados Unidos.

De ahí pasamos a conocer Elliot Moore (Mark Wahlberg), un profesor de ciencias de Filadelfia que, como otros, reacciona a las especulaciones sumándose a un éxodo en busca de ponerse a salvo de algo que nadie termina de entender. Ante lo anormal, la normal paranoia.

Shyamalan busca poner la fuerza expresiva en una excesiva sencillez de su montaje. De tal forma, El fin de los tiempos se propone pulsar los mecanismos del miedo a través de escenas de increíble economía como el simple movimiento de los árboles y los pastizales ocasionado por la brisa. Desgraciadamente, el recurso no sólo pierde fuerza en la reiteración, sino que las situaciones que genera se quedan a nada de llevar la historia al terreno del absurdo o del ridículo.

En los minutos iniciales de la cinta, alguien enuncia que hay sucesos en la naturaleza que nunca podremos comprender. Si ésta fuera la conclusión del filme, me quedaría enteramente con él. Pero el director indio parece haberse propuesto algo más. Es imposible generar ansiedad y una aterradora sensación de muerte inminente, cuando en la mente del director la prioridad es hacer una denuncia ecológica. Por eso, ni los personajes dejan huella ni las subtramas funcionan.

Decepcionante y punto, aunque sigo pensando que aquí hay un realizador que al menos arriesga y que ha perdido el miedo al rechazo en taquilla.

 
 
 
 
  

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.