VUELO 93

DIRECCIÓN: Peter Markle
TÍTULO ORIGINAL: Flight 93 (2006)
PAÍS: Canadá, Estados Unidos
GUION: Nevin Schreiner
FOTOGRAFIA: Mark Irwin
MÚSICA: Velton Ray Bunch
DURACIÓN: 89 minutos

 
       

Juan Carlos Romero Puga | @jcromero

Los vendedores de copias ilegales encontraron en el estreno de Vuelo 93 (United 93), de Paul Greengrass, una excelente oportunidad para estafar a la gente y vender tramposamente miles de copias de Flight 93, una cinta producida por Fox Television Studios y exhibida en enero de este año por la cadena de cable A&E.

La confusión nace del hecho de que ambas producciones reconstruyen el secuestro del vuelo 93 de United Airlines (el único de los cuatro aviones que no impactó su blanco el 11 de septiembre de 2001 y que se cree tenía como objetivo el edificio del Capitolio), así como su posterior choque en una zona boscosa de Shanksville, Pennsylvania.

No obstante, cuando se les compara, las diferencias en el tratamiento son enormes. En esta versión, el llanto se impone a la narración de los acontecimientos, arruinando lo que podrían ser los momentos más elocuentes del filme.

En el trabajo de Greengrass, la estupefacción ante el desarrollo de los acontecimientos se siente auténtica; pasajeros, tripulación, controladores aéreos y centros militares van descubriendo la tragedia junto con el resto del mundo. En contraste, y si bien existen escenas que llegan a conmover genuinamente, la narración de Flight 93 acerca de lo sucedido está impregnada de sentimentalismo y llena de frases recargadas de falso lirismo que se sienten como una verdadera patraña, sobre todo para un momento de crisis como el que se pretende reflejar.

El excesivo juego que el director, Peter Markle, da a los familiares de las víctimas, se traduce en un cargoso melodrama que le resta fuerza a un guion que, pese a todo, mantiene cierta fidelidad con las versiones públicas sobre las llamadas que los pasajeros hicieron desde sus celulares y las grabaciones que quedaron en la caja negra de la aeronave.

No es que sea un asunto menor, pero el sufrimiento en el entorno familiar de los pasajeros del vuelo 93 desvía el foco de atención de cuestiones con una carga dramática de mayor envergadura como los minutos de absoluto desconcierto que se vivieron tras el choque del segundo avión contra la torre sur del World Trade Center, la confusión en el centro nacional de tráfico aéreo ante la sospecha de que once vuelos habían sido secuestrados o el malentendido con el vuelo 1989 de Delta que fue obligado a aterrizar en Cleveland.

Flight 93 consiguió ser el programa más visto en la historia de la cadena A&E, al lograr una audiencia de 5.9 millones de espectadores, valiendose de un reparto poco conocido, lo cual es altamente meritorio. Sin embargo, no deja de ser una visión que intenta amoldarse a la idea de héroes que se les ha atribuido a los muertos del 747 de United Airlines, tocando incluso por momentos el sentimiento religioso de los americanos para lograr cierto efecto sobre el ánimo del espectador.

Empacada por los vendedores de piratería como si se tratara de United 93, no tengo duda de que algunos encontrarán esta cinta conmovedora; no obstante, hay que decir que el elemento que marca la gran brecha entre una y otra es la capacidad de Greengrass para sacudirlo a uno sin tener que mostrar a las viudas y los huérfanos explayándose en su dolor.

 
 
 
 

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.