GUERRA MUNDIAL Z

DIRECCIÓN: Marc Forster
TÍTULO ORIGINAL: World War Z (2013)
PAÍS: Estados Unidos, Malta
GUION: Matthew Michael Carnahan, Drew Goddard, Damon Lindelof; basado en el libro de Max Brooks
FOTOGRAFÍA: Ben Seresin
MÚSICA: Marco Beltrami
DURACIÓN: 116 minutos

 
       

Juan Carlos Romero Puga | @jcromero

Vagamente inspirada en la novela homónima de Max Brooks, Guerra Mundial Z da inicio cuando una pandemia de rabia ha terminado con la mitad del mundo y amenaza a la población de Estados Unidos. Millones de personas infectadas por un virus que las transforma en 12 segundos en seres sin humanidad, movidos por una imparable y furiosa enfermedad que no derrota al organismo, sino que lo lleva al límite de su resistencia, sin otro fin que propagarse.

La calma inicial dura apenas cinco minutos, durante los cuales conocemos al protagonista de la historia, Gerry Lane (Brad Pitt) —experto en situaciones de crisis de la ONU—, quien junto a su familia atestigua la violenta aparición del primer brote en Filadelfia. Después de eso, el director Marc Forster consigue sumergir al espectador en el caos y la pesadilla de la amenaza acechante. El peligro no es un pequeño grupo de infectados, sino grandes multitudes de enfermos que se desplazan y actúan a toda velocidad. No hay lugar seguro, ni siquiera en altamar o en un avión en vuelo.

Pitt se vuelve el héroe solitario que tiene que buscar la manera de poner fin a un problema global. Al principio, su papel es el de un modesto viajante en busca de pistas que permitan dar con el llamado "paciente cero". En cuestión de horas, el personaje vuela de Corea del Sur, a Israel, a Gales, no como parte de una caprichoso requerimiento que busca exhibir los valores de producción, sino como un buen recurso para mostrar la dimensión del problema, es decir, la caída angutiosa de ciudades enteras en cuestión de minutos, merced a pequeños errores.

No son pocos los momentos en que Guerra Mundial Z hace pedir tregua, generando ambientes de auténtica tensión a partir de introducir numerosas pausas en medio de las secuencias de acción atronadora que muestran el trabajo sobresaliente del departamento de efectos especiales. Algunas de las premisas, sin embargo, son llevadas por el gui0n hasta el límite en el tercer acto del filme, cuando se quiebra la propia lógica del relato (aun cuando ya hablamos de pura ficción) y se llevan hasta el punto de lo inverosímil algunos hechos fundamentales en la resolución.

En ese último tercio se hacen evidentes los problemas y retrasos que tuvo la película antes de llegar a su versión definitiva, los cuales obligaron a reescribir varias partes del guion y, en consecuencia, a reunir de nuevo a todo el equipo (cuando la cinta estaba terminada) para volver a filmar prácticamente todo el final.

De lo anterior ha quedado una película de acción correcta y entretenida, con modestas pero destacadas actuaciones, de la que se han expurgado numerosos tópicos de la novela original, sacrificando un poco más de profundidad y apostando por un público más amplio.

 
 
 
 
  

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.