LIGERAMENTE EMBARAZADA

DIRECCIÓN: Judd Apatow
TÍTULO ORIGINAL: Knocked Up (2007)
PAÍS: Estados Unidos
GUION: Judd Apatow
FOTOGRAFIA: Eric Alan Edwards
MÚSICA: Loudon Wainwright III, Joe Henry
DURACIÓN: 129 minutos

 
       

Juan Carlos Romero Puga | @jcromero

Hay una enorme diferencia entre la concepción de una película para un público con el cerebro puesto en "automático" y una comedia romántica que busca un camino diferente y que se esconde tras un ropaje de estulticia para llegar a un publico más amplio.

Pese a lo poco que algunas reseñas conservadoras y cortas de alcance han logrado ver en Ligeramente embarazada, Judd Apatow limita su dosis de mal gusto lo suficiente para que la verdadera historia se superponga a las bromas escatológicas, que al final son más parte del repertorio real de un grupo de hombres inmaduros y holgazanes, que simples gracejadas para forzar risas.

Ben (Seth Rogen), su protagonista, lo mismo que sus amigos, es un personaje identificable en la vida real; demasiado joven para ser un fracasado, pero lo suficientemente adulto para seguir pensando en que el futuro y las responsabilidades no existen en lo absoluto. Los personajes masculinos están definidos por su comportamiento inmaduro frente a mujeres que quieren sentido común, compromiso, y cuyo amor no rara vez se traduce en comportamientos demandantes que ahogan.

Alison (Katherine Heigl), la joven profesionista recién promovida como conductora de E! Entertainment, comete los errores de quien está habituada al trabajo, pero no a las relaciones; su embarazo, producto de una noche de alcohol con Ben, no es lo que hace la comedia. Apatow es un observador de lo que hay a su alrededor y lo pone en su historia; es paradójico, pero casos como los de Alison se dan todos los días. Como mujer, tiene todo lo que a él le falta: belleza, cerebro y ambición; sin embargo, una estupidez termina por atarla a un tarado que aún ocupa su tiempo en proyectos de adolescentes.

La gente alrededor de ambos tampoco tiene las respuestas. Debbie (Leslie Mann), la hermana de ella, está casada con un tipazo, tiene dos hijas, pero está en un estado de histeria permanente, demandando más esfuerzo y más tiempo de su esposo, quien añora regresar (así sea por horas) a la edad en que podía ser irresponsable.

Como comedia, Ligeramente embarazada no podía ofrecer sino un final idealizado. A pesar de ello, es loable la intención de ofrecer un cuadro divertido y a la vez inteligente e incisivo, en el que las personas no se aman porque sí, en el que las parejas no están formadas por el engañoso flechazo de una cara bonita, sino que tienen que encontrar a la persona en medio de sus defectos y sus hábitos desagradables.

Con un metraje de más de dos horas, lo cual habla de cierto interés por ofrecer algo más elaborado que una cinta sobre sexo y romance adolescente, en Ligeramente embarazada se respira calidez. Sería una mentira decir que esta película no lleva al límite ciertas situaciones o que no abundan las escenas inecesariamente procaces; pero también hay momentos genuinos que no se dan frecuentemente en las comedias de Hollywood, como la secuencia en la que un cadenero de discoteca tiene que explicar a Alison y Debbie que no puede dejarlas entrar, pues una está embarazada y la otra es demasiado mayor. Él no hace las reglas ni le gusta ser el verdugo, el mundo no es perfecto ni tampoco justo; un embarazo no planeado para una chica bonita que acaba de convertirse en anfitriona de E! Entertainment o la obligada madurez para un tipo patético que prefiere pasar la tarde fumando mariguana con sus amigos en lugar de buscarse un trabajo, es algo que suele pasar.

Después de ésta y de su anterior cinta, Virgen a los 40, Judd Apatow muestra que sabe tocar sensibilidades, para bien o para mal.

 
 
 
 

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.