LOGAN

DIRECCIÓN: James Mangold
TÍTULO ORIGINAL: Logan (2017)
PAÍS: Canadá, Australia, Estados Unidos
GUION: Scott Frank, James Mangold, Michael Green
FOTOGRAFIA: John Mathieson
MÚSICA: Marco Beltrami
DURACIÓN: 137 minutos

 
       

Juan Carlos Romero Puga | @jcromero

Es 2029 y pocas cosas parecen haber cambiado sustancialmente. Excepto por algunos avances en los vehículos de carga y algunas modificaciones en la línea de diseño de los autos, el resto parece igual. Es el mundo de ficción el que ya no es el mismo; aquel universo en el que un grupo de mutantes vivía entre los humanos se ha extinguido casi por completo.

El equipo conocido como los X-Men no existe ya y han pasado 25 años sin que haya nacido un solo mutante. Los únicos que quedan vivos son el albino Caliban; el nonagenario Charles Xavier (Patrick Stewart), quien sufre de una grave enfermedad neurodegenerativa, y Logan/Wolverine (Hugh Jackman), quien además de haber envejecido dolorosamente, con su capacidad de regeneración mermada, cae cada noche ahogado en alcohol, mientras de día trabaja como chofer de una limusina.

Logan, la pieza que pone fin a 17 años de historias de Wolverine, ha quedado a cargo del estadounidense James Mangold, quien en 2007 filmó 3:10 misión peligrosa, un homenaje a los westerns y quien en esta rompe los esquemas tradicionales de los filmes de superhéroes, mostrando el declive vital de sus protagonistas, que viven en un tiempo que ya no es el suyo, pero mantienen sus valores pese al entorno sucio, brutal y bestial que los reta por última vez.

Merecedora de la clasificación C, sólo para mayores de 18 años, la cinta carece de la vieja espectacularidad y la violencia sofisticada que acompañaba las anteriores apariciones del personaje, para convertirse en una película “sanguinariamente sucia”, en la que las heridas quedan abiertas y el héroe debe limpiarse el pus de los nudillos, pues el adamantium de sus garras ha empezado a envenenarlo lentamente.

Si Logan abandona en algún momento su tono sombrío y desesperanzado, se debe justamente a los momentos reflexivos que Wolverine comparte con Charles Xavier y con una niña de 11 años llamada Laura (Dafne Keen), quien sorprendentemente tiene sus mismas características mutantes y a la cual trata de ayudar a llegar a una tierra santuario, mientras el Gobierno estadounidense trata de capturarla.

La cinta representa un cambio narrativo y estilístico en el universo de los X-Men, pero no lo suficiente para reducir a Wolverine a la animalidad desbocada y la crudeza visual que Mangold se permite mostrar en sus arranques de furia. Aun en su decadencia, el guion evade mostrarlo como un hombre hastiado que hiere sin importar nada. Aun si lo único que desea es morirse de una vez, pues vivir se ha vuelto un dolor, Logan muestra que desea mantenerse como un hombre íntegro y decente hasta el último minuto, incluso si a nadie más le importa.

 
 
 
 
  
       

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.