LOS FOCKERS: LA FAMILIA DE MI ESPOSO

DIRECCIÓN: Jay Roach
TÍTULO ORIGINAL: Meet the Fockers (2004)
PAÍS: Estados Unidos
GUION: John Hamburg, Jim Herzfeld
FOTOGRAFIA: John Schwartzman
MÚSICA: Randy Newman
DURACIÓN: 115 minutos

 
       

Juan Carlos Romero Puga | @jcromero

Cuatro años después de haberse conocido y luego de haberse hecho a la idea de la boda entre Greg Focker (Ben Stiller) y su hija Pam, el rudo ex agente de la CIA, Jack Byrnes (Robert De Niro), y su esposa acceden a viajar a Detroit para conocer a sus consuegros: Bernie (Dustin Hoffman), un padre liberal y viejo abogado que cuida de la casa, y Roz (Barbra Streisand), una terapeuta sexual de la tercera edad.

Se trata de sólo un fin de semana, pero Greg intenta convencer a sus padres de que en esas 48 horas se muestren un poco menos espontáneos de lo que son ante la familia de su novia, particularmente frente a su duro y conservador suegro, a fin de evitar un choque que termine con la cancelación de la boda.

Los Fockers es una cinta divertida, incluso muy entretenida por momentos, pero menor a La familia de mi novia, cinta rodada cuatro años atrás, en la que el primer fin de semana de Greg con sus suegros se convierte en un infierno.

El contraste entre la rigidez de los Byrnes y la ideología sesentera y desenfadada de los Focker es, por supuesto, el punto detonante de la comedia. No obstante, las situaciones de comedia van resultando un tanto inverosímiles, menos naturales en su desarrollo que las de la primera película, en la que la mala fortuna que parecía perseguir a Stiller era más un resultado de las torpezas que cometía en su esfuerzo desmedido por agradar a su familia política.

En ésta, los chistes escatológicos no terminan de funcionar; lo que hace tiempo era un recurso fresco, parece haberse convertido en constante de la comedia estadounidense. Uno no termina de entender tampoco qué papel juegan un perro chihuahua y un gato siamés metidos con calzador en la historia, sin mencionar que el desenlace resulta demasiado anunciado, de modo que varios minutos antes de la aparición de los créditos uno puede adivinar perfectamente lo que viene.

Los Fockers es funcional como entretenimiento, si se está dispuesto a reírse de dos o tres absurdos y quedarse con un final feliz que une a dos familias completamente incompatibles. Aunque hay que reconocer que si la película no naufraga del todo, es gracias a la química en pantalla de Stiller, Hoffman, De Niro, y Streisand, quienes sostienen y sacan adelante el producto.

 
 
 
 
       

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.