MADAGASCAR 2

DIRECCIÓN: Eric Darnell, Tom McGrath
TÍTULO ORIGINAL: Madagascar: Escape 2 Africa (2008)
PAÍS: Estados Unidos
GUION: Eric Darnell, Tom McGrath, Etan Cohen
MÚSICA: Hans Zimmer, Heitor Pereira
DURACIÓN: 89 minutos

 
       

Juan Carlos Romero Puga | @jcromero

Madagascar 2 es una cinta sustancialmente mejor que la que vimos hace tres años, en la cual los personajes secundarios superaban por mucho a los protagonistas. La historia no ofrecía mucho y ninguno de los animales involucrados en la trama principal lograban ser simpáticos. En general se trataba de una pelicula menos pensada y trabajada, aunque suficiente para competir por el público infantil de verano.

La secuela tiene mucha más chispa, numerosos gags y ocurrencias que si bien no la hacen memorable, la hacen mucho más amable y divertida para el público adulto. Todo se inicia en el punto donde la aventura anterior termina. Alex, Marty, Gloria y Melman están por abandonar Madagascar para volar de regreso al zoológico de Nueva York. Los cerebrales pingüinos han logrado hacer funcionar un avión caído, pero la reparación alcanza apenas para hacer volar la nave durante un rato, antes de caer en picada sobre el Serengueti.

En esta ocasión a todos les sucede algo: el león se reencuentra con su familia, la cebra tiene que lidiar con el hecho de que todos los de su especie se parecen, la jirafa, la hipopótamo y aun el líder de los pingüinos se enamoran... Lo mejor de todo es que entre una y otra de estas pequeñas ideas el humor se impone. Esto no quiere decir que los niños no se lleven algo de Madagascar 2; además de la forma en que los amigos resuelven sus conflictos, la película apunta tangencialmente contra los prejuicios y celebra el respeto por las diferencias, quitándole la etiqueta de "prohibido" a lo que se sale de lo "usual".

El tono general es bastante festivo y ha logrado quitarse la densidad de momentos sentimentales; los realizadores se permiten representar un paro laboral de chimpancés asalariados (a quienes alguien tiene el atino de tachar de comunistas) que negocian un irrazonable pliego petitorio, y otros momentos francamente hilarantes como el de la turba irreflexiva guiada por el pequeño rey Julien a un circo romano en honor de los dioses. "¿Quién iba a pensar que sacrificar una jirafa en un volcán no sirve para hacer llover?", dice el lemúrido para rematar el chiste.

La trama simple, las situaciones graciosas y demenciales, el mayor balance en la participación de los animalitos y el desenfado con que los actores prestan su voz a toda esta fauna parecen darle nueva vida a esta franquicia de DreamWorks que, para empezar, no parecía merecer una secuela. Si les gustó la primera, ésta les va a encantar; olvídense por un momento de las lecciones de vida y, de verdad, disfruten simplemente de reír un rato.

 
 
 
 
  

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.