X-MEN: PRIMERA GENERACIÓN

DIRECCIÓN: Matthew Vaughn
TÍTULO ORIGINAL: X-Men: First Class (2011)
PAÍS: Estados Unidos
GUIÓN: Matthew Vaughn, Jane Goldman, Ashley Miller, Zack Stentz
FOTOGRAFÍA: John Mathieson
MÚSICA: Henry Jackman
DURACIÓN: 132 minutos

 
       

Juan Carlos Romero Puga | @jcromero

Segunda cinta derivada después de la trilogía original, los creadores de la saga de los X-Men han decidido volver al inicio de la historia para renovarla con nuevos actores y centrarse en el origen de la rivalidad entre los dos personajes más reposados de ese universo: el profesor Charles Xavier (James McAvoy) y Magneto (Michael Fassbender).

Con un guion trabajado a ocho manos que se preocupa en dotar a la película de una lógica interna y desarrollar situaciones más o menos plausibles, antes que recurrir a la desgastada espectacularidad, la cinta se ubica en el contexto de la crisis de los misiles de Cuba, cuando agentes de la CIA descubren que Sebastian Shaw (Kevin Bacon), un viejo criminal de guera nazi, utiliza a mutantes con habilidades extraordinarias para desatar un conflicto nuclear entre Estados Unidos y la Unión Soviética.

En el centro de la trama vuelve a colocarse el discurso político sobre el miedo a la diversidad y la exclusión de los diferentes (no es gratuito, pues, que el arranque de la historia ocurra en la Alemania nazi). Los protagonistas buscan todo el tiempo su lugar en el mundo; luchan por asumir su condición de minoría frente a los prejuicios y la intolerancia, sin tener que vivir en un eterno conflicto con los demás, pero también sin que sus peculiaridades sean algo vergonzante. "Mutante y orgulloso de serlo", se vuelve la divisa de algunos de ellos.

Inconsistencias aparte con los textos canónicos de la Marvel Comics, X-Men: Primera Generación resulta en una cinta de aventuras bien balanceada entre una trama que pese a sus numerosos personajes alcanza a dibujar muy bien a algunos, y un despliegue visual limpio en su concepción que rehuye el caos de la acción sin sentido.

Entre las notas finales hay que reconocer que Fassbender logra la interpretación más acabada de todo el filme, que su personaje, noble e inteligente, al mismo tiempo que resentido y lleno de enojo, merecería un spin-off agresivo aun si eso significa una clasificación más restrictiva. Veremos.

 
 
 
 
  

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.