MISIÓN: IMPOSIBLE. PROTOCOLO FANTASMA

DIRECCIÓN: Brad Bird
TÍTULO ORIGINAL: Mission: Impossible. Ghost Protocol (2011)
PAÍS: Estados Unidos, Emiratos Árabes, República Checa
GUION: Josh Appelbaum, André Nemec
FOTOGRAFÍA: Robert Elswit
MÚSICA: Michael Giacchino
DURACIÓN: 133 minutos

 
       

Juan Carlos Romero Puga | @jcromero

Villanos y héroes imposibles, escenas de acción al filo también de lo imposible coreografiadas con precisión milimétrica y presentadas a un ritmo de sobresalto, gracias a un estupendo montaje y una banda sonora conducida por Michael Giacchino que completa la receta.

Misión: imposible. Protocolo fantasma ofrece elementos comunes con varias cintas de espías contemporáneas que ponen buena parte de su capital en escenarios cosmopolitas y recursos pirotécnicos de impecable realización técnica, aunque toma distancia de otros trabajos (incluso de las anteriores películas de la saga) al aligerar el drama. El guion muestra personajes de un cariz distinto, incluido un experto en informática (Simon Pegg) que juega decididamente como comic relief, e incluye numerosas escenas con algo de humor físico.

En este nuevo episodio de la franquicia, el agente Ethan Hunt (Tom Cruise) se enfrenta a un villano sacado de la época de la Guerra Fría (Michael Nyqvist), cuyos planes criminales resultan menos importantes que su origen soviético, lo cual lo iguala con un robot destructor sin corazón. Con ayuda de su nuevo equipo, la misión de Hunt consiste en intentar frustrar un plan maligno para entrar al Kremlin y robar varios secretos militares con el fin de iniciar una lucrativa guerra nuclear (?), lo cual puede parecer una premisa demasiado tona para estos tiempos, aunque su ejecución no deja de ser entretenida.

Los códigos de lanzamiento de misiles y el maletín con el consabido botón rojo capaz de detener el ataque que asesinaría a millones de personas es mero pretexto para que veamos a los personajes saltar de una operación de alto riesgo y precisión en Moscú, a otra con persecuciones y enfrentamientos cuerpo a cuerpo en exóticas locaciones de Dubai y Mumbai.

Con la ayuda de gadgets de alta tecnología (siempre a la mano) y el entrenamiento de comando SWAT de su líder, los integrantes del equipo Hunt penetran fortalezas y arriesgan su vida, colgados de un cable a cientos de metros sobre el suelo, para robarse un clip. La historia, es justo decirlo, da buen juego y tiempo en pantalla a los secundarios (con excepción de su plano e insípido villano), pero les niega participar en el glorioso final que siempre queda reservado a Tom Cruise, su aplomo de hombre de acción y su limitado rango de emociones.

 
 
 
 
  

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.