AGENTE SALT

DIRECCIÓN: Phillip Noyce
TÍTULO ORIGINAL: Salt (2010)
PAÍS: Estados Unidos
GUION: Kurt Wimmer
FOTOGRAFÍA: Robert Elswit
MÚSICA: James Newton Howard
DURACIÓN: 100 minutos

 
       

Juan Carlos Romero Puga | @jcromero

Cuando Kurt Wimmer entregó a los productores el guion de Agente Salt, éste tenía una diferencia sustancial con respecto a la cinta que conocimos como producto final: el papel principal estaba reservado para un hombre. Angelina Jolie, sin embargo, luce cómoda en él. A fuerza de ser sinceros, la actriz debe ser la única estrella en la actualidad capaz de llenarlo y de convencer, como si cada una de las escenas hubieran sido escritas para ella.

Porque si bien pueden enumerarse no pocos actores que hayan llevado el rol de action man en algún filme reciente (Tom Cruise, Christian Bale, Sam Worthington, Matt Damon, entre otros tantos), el universo femenino capaz de patear los traseros de terroristas y espías sin ayuda alguna, hoy se ha reducido prácticamente a un solo nombre.

Jolie interpreta a Evelyn Salt, una agente de la CIA acusada de formar parte de un viejo plan soviético que habría logrado penetrar silenciosamente y colocar a varios niños altamente ideologizados en familias estadounidenses para, llegado el momento y una vez que estuviesen integrados a la sociedad, tomar por la fuerza la nación más poderosa y destruirla desde los cimientos de sus propias instituciones.

Agente Salt es, pues, una de esas viejas fantasías belicistas de la Guerra Fría con todo y sus ridículas paranoias y los innumerables clichés que en los ochenta hacían del conflicto entre bloques todo un espectáculo. De hecho, casi en el límite de la autoparodia, la película incluye la secuencia de un interrogatorio en la que un espía ruso explica la risible conspiración comunista, que atinadamente es rematada con una frase de Salt: "¿a qué hora aparece el hada madrina?"

Como es previsible, el filme se decanta más por la acción que por la intriga. La protagonista salta desde el puente de una autopista a vehículos en movimiento, escala edificios sólo con su habilidad y fabrica explosivos con la pata de una silla y productos de limpieza, para ocultar las costuras de una trama que de otra manera no podría mantenerse en pie.

Jolie aporta la parte distractora, mientras Liev Schreiber y Chiwetel Ejiofor actúan para mantener la historia dentro de lo mínimo razonable, evitando que esto devenga en esperpento. Lo peor de todo es que lo logran y que Agente Salt no es todo lo mala que parece porque hay que reconocer que entretenida sí es.

 
 
 
 
       

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.