SHREK TERCERO

DIRECCIÓN: Mike Mitchell
TÍTULO ORIGINAL: Shrek Forever After (2010))
PAÍS: Estados Unidos
GUION: Josh Klausner, Darren Lemke
MÚSICA: Harry Gregson-Williams
DURACIÓN: 94 minutos

 
       

Juan Carlos Romero Puga | @jcromero

La franquicia de Shrek nació hace nueve años como la antítesis del conocido cuento de hadas mil veces llevado a la pantalla con sus princesas y villanos prototípicos. Era una parodia inteligente y divertida que tomaba a personajes existentes del ideario infantil y los recreaba como seres irreverentes. Desgraciadamente, la idea fue agotándose en las siguientes cintas, con guiones cada vez menos ingeniosos.

El cuarto y último episodio de la serie ha abandonado casi por completo el espíritu profanador y el tono desenfadado de los primeros años para convertirse en una pieza solemne, de temática adulta, entretenida, pero casi totalmente ausente de risas y de emoción.

Convertido desde tiempo atrás en esposo y padre de tres hijos, Shrek comienza a vivir una crisis que lo hace desear tener la libertad de antes y volver a la época en la que las obligaciones y la rutina familiar no existían. Rumpelstiltskin, un duende maligno sacado del folclore alemán, entra en escena para hacer un trato con el ogro a quien le ofrece —a cambio de firmar un contrato amañado— volver a ser, por un día, el temido monstruo de antes.

Así, volvemos a la vieja historia didáctica en la que el protagonista echa un vistazo a una realidad alternativa en la que su vida y la de sus seres queridos toma un rumbo completamente diferente, lo cual le hace abrir los ojos y darse cuenta que la rutina y la monotonía familiar son en realidad eso que en los clásicos infantiles se describía como "y vivieron felices para siempre".

Es una pena que DreamWorks Animation no haya trabajado en un guion que al mismo tiempo que volviera a capitalizar los contrastes entre la cultura popular y el idealizado mundo de los cuento de hadas, explotara con una historia emocionante y espectacular que diera juego a muchos personajes que conocimos a lo largo de tres filmes y que aquí parecen desperdiciados.

Shrek para siempre carece de todos los elementos que sí tenía, por ejemplo, Cómo entrenar a tu dragón (cinta animada de la misma empresa productora). Ni qué decir del final entrañable que Pixar sí le regaló a Toy Story, del cual se ha quedado notablemente más lejos.

 
 
 
 
 

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.