SÓLO AMIGOS

DIRECCIÓN: Roger Kumble
TÍTULO ORIGINAL: Just friends (2005)
PAÍS: Estados Unidos, Canadá
GUION: Adam Davis
FOTOGRAFÍA: Anthony B. Richmond
MÚSICA: Jeff Cardoni
DURACIÓN: 96 minutos

 
       

Juan Carlos Romero Puga | @jcromero

Sin tratar de ir demasiado lejos en la crítica de una película que de entrada se exhibe a sí misma como una comedia ligera, Sólo amigos cumple eficientemente con su intención de entretener, aunque sus distribuidores carezcan en absoluto de timing y hayan decidido estrenarla en Semana Santa, cuando la historia tiene lugar en plenas navidades.

El planteamiento no es exactamente novedoso, pero tiene la gracia de la típica anécdota de la adolescencia, cuando la mujer de tus sueños tiene que partirte el corazón diciéndote que te quiere, pero sólo como amigo... un amigo especial.

Como muchos, Chris Brander (Ryan Reynolds) es un tipo divertido, gordito, de buen corazón que un buen día decide armarse de valor y confesarle a su mejor amiga, Jamie (Amy Smart), que está enamorado de ella. Las cosas no salen bien, él termina humillado, así que aprovecha su viaje a la universidad para desaparecer por diez años, tiempo en el que se convierte en un tipo atlético con una carrera en el mundo del management de artistas pop.

Un accidente con Samantha James (Anna Faris), una de sus representadas, hace que Chris se vea obligado a volver a su pueblo natal y a reencontrarse con su familia, sus amigos y (obvio) con Jamie, quien no es famosa ni rica, pero sigue siendo adorable, de modo que los hombres la aman.

Amén de lo corto de la cinta, lo mejor resulta ser la actuación de Anna Faris como una ignorante, caprichosa, poco talentosa, pero famosa cantante que además tiene ínfulas de compositora. Por lo que hace a Amy Smart, no hay duda de su talento, y aunque este trabajo no le exija un gran compromiso actoral, el papel de novia perfecta lo desempeña con gracia y solvencia.

Algo hay que recriminarle al guionista Adam Davis, y es que mientras en el inicio acomete con fuerza el tema de los prejuicios basados en la apariencia física, su personaje pierde fuerza. El relativo éxito que Chris ostenta a su vuelta a casa parece ser inherente a su nueva figura, además de que a lo largo de la cinta se le ve odiar sus años de adolescente en que tenía sobrepeso y usaba frenos, aunque pareciera más feliz.

En ese sentido, los hermanos Farrely consiguieron en Amor ciego (protagonizada por Jack Black y Gwyneth Paltrow en 2001), un filme un poco más valiente que podría calificarse de transgresor de las fórmulas de la comedia romántica estadounidense, cuyos protagonistas, por lo general, responden a ciertos parámetros de "perfección física".

Vaya, pues, Sólo amigos es entretenida, pero un poco chata, dado el potencial de su historia, subvertida apenas por la inestable Samantha y Michael (Christopher Marquette) el hermano adolescente de Chris, quien le aporta frescura y estupidez al relato cuando éste se pone algo denso. Uno se queda con la sensación de que los personajes daban todavía mucho más, además de que un poco más de entraña hubiera producido una comedia de mayor trascendencia.

 
 
 
 
  

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.