TE AMARÉ POR SIEMPRE

DIRECCIÓN: Robert Schwentke
TÍTULO ORIGINAL: The Time Traveler's Wife (2009)
PAÍS: Estados Unidos
GUION: Bruce Joel Rubin; basado en la novela de Audrey Niffenegger
FOTOGRAFÍA: Florian Ballhaus
MÚSICA: Mychael Danna
DURACIÓN: 107 minutos

 
       

Juan Carlos Romero Puga | @jcromero

The Time Traveler's Wife le propone al público un juego que éste puede elegir o no jugar; una historia acerca de un hombre con una anormalidad genética (Eric Bana), que posee el don o la maldición de viajar en el tiempo, sin controlar sus saltos ni el lugar donde habrá de aparecer. La única constante en sus viajes son sus frecuentes encuentros con Clare Abshire (Rachel McAdams), una niña a la cual va ganándose mientras ésta crece.

Más que transitar por la acostumbrada ruta del amor-desamor-pérdida-reconciliación, la película hace un esfuerzo por mostrar el reto o la imposibilidad de hacer una vida normal con alguien que desaparece todo el tiempo, que se ausenta en las fechas y los momentos más inconvenientes, que puede viajar en el tiempo pero no cambiar el curso de algunas cosas.

Adaptada del bestseller homónimo de Audrey Niffenegger, la cinta se suma a una larga lista de ficciones sobre amores imposibles (Ghost, La casa del lago son buenos ejemplos), que sencillamente proponen dejarse llevar y desestimar todas las paradojas, contradicciones y dificultades lógicas que plantea la trama.

Seamos justos. Fieramente criticada, la película funciona dramáticamente gracias al compromiso de los actores, quienes viven la premisa con absoluto convencimiento y aun pueden darle vida e interpretar con emoción una situación modélica y gastada como la de dos enamorados que corren uno al encuentro del otro.

Junto con ello, director y guionista hacen algo digno de mencionar: se mantienen fieles a la novela y rompen la regla de un final idealizado para arrojarle al público una tragedia amorosa para llorar, en lugar de un fin mentiroso y esperanzador. Por mucho, la fatalidad tiene la rara cualidad de ser perdurable en la memoria, y las películas marcadas por ella no escapan a la caprichosa regla. No habría por qué negarle una pequeña oportunidad; cuando los créditos terminen su paso a lo mejor uno se encuentra que no fue del todo una pérdida de tiempo.

Comentario al margen de la calidad de esta cinta, la distribuidora parece decidida a conspirar contra sus películas para las que debería generar un público mayor. Al ponerle el soso y convencional título en español de Te amaré por siempre a un producto que parece tener mayores aspiraciones, el equipo de publicidad y mercadotecnia de esa empresa no sólo aleja a un sector del público que inevitablemente pensará en ella como otra comedia romántica blindada contra hombres, sino que la condena irremediablemente a perderse en un mar de películas almibaradas con títulos similares.

 
 
 
 
  

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.