MI VILLANO FAVORITO 2

DIRECCIÓN: Pierre Coffin, Chris Renaud
TÍTULO ORIGINAL: Despicable Me 2 (2013)
PAÍS: Estados Unidos
GUION: Ken Daurio, Cinco Paul
MÚSICA: Heitor Pereira, Pharrell Williams
DURACIÓN: 98 minutos

 
       

Juan Carlos Romero Puga| @jcromero

Hace tres años, Gru fue el protagonista de una cinta infantil animada e imaginativa en la que los malosos de todo el mundo competían entre sí y elaboraban grandes planes criminales para llevar a cabo robos cada vez más importantes como la Estatua de la Libertad, las pirámides de Egipto o incluso la Luna. Sin embargo, aquel personaje dejó sus deseos de fama para convertirse en el padre de tres niñas, que es el rol que lo encontramos desempeñando en Mi villano favorito 2.

Menos ambicioso y con mucha menos inventiva, Gru (voz de Steve Carrell en la versión original; de Andrés Bustamante en español) se ha convertido en una versión aburrida de sí mismo, muy parecida a la vida soñada que algunas amas de casa presumen en Facebook. Su vida ahora consiste en organizar fiestas de cumpleaños y hacer jaleas y mermeladas, por lo que esta nueva cinta despoja al personaje de sus rasgos de personalidad despreciables, que finalmente eran los que daban sentido al título original.

La historia promete mejorar cuando una organización internacional conocida como la Liga Antivillanos lo saca del retiro. Desgraciadamente, el llamado no es para usar su mente criminal en una gran empresa, sino para que haga labor de espía en un centro comercial, donde un peligroso delincuente opera disfrazado. La trama no fluye con naturalidad; la inclusión de nuevos elementos y personajes se siente forzada, inflada hasta el disparate, como si hubiese una obligación de que cada situación planteada resultara desternillante. La película no sólo fracasa en ese sentido, sino que además apuesta por un mensaje algo anacrónico que dicta que una familia sin papá o mamá no es una familia verdadera.

La decepción por esa convencional trama es atenuada por los Minions, esos personajes amarillos que trabajan como obreros y ayudantes en la casa de Gru, y que transforman cada aparición en un relajo. A diferencia de la primera cinta, su tiempo en pantalla aumenta de manera notable, lo cual se agradece. Sus rutinas de slapstick son en realidad las columnas que permiten que el resto se sostenga, pues provocan los momentos de humor más genuino dentro de una trama poco inspirada, que además comete el error de desnaturalizarlos y convertirlos en una variante de Gremlins.

En conjunto, Mi villano favorito 2 termina sintiéndose más como un proyecto escrito sobre las rodillas por requerimiento de la industria, que una secuela digna, pensada y trabajada para estar a la altura de la anterior. Ahora, a esperar que la cinta de los Minions, proyectada para 2014, cumpla las expectativas.

 
 
 
 
  

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.