SEMI-PRO

DIRECCIÓN: Kent Alterman
TÍTULO ORIGINAL: Semi-Pro (2008)
PAÍS: Estados Unidos
GUIÓN: Scot Armstrong
FOTOGRAFÍA: Shane Hurlbut
MÚSICA: Theodore Shapiro
DURACIÓN: 91 minutos

 
       

Juan Carlos Romero Puga | @jcromero

Intermitentemente divertida y fallida en su conjunto, Semi-Pro es una de esas comedias cuya concepción resulta imposible entender. Se trata de una cinta deportiva con buen background del mundo del basquetbol profesional, todo lo cual merecería ser rematado con un humor menos elemental.

Es 1976. Jackie Moon (Will Ferrell) es el dueño, entrenador y jugador estrella de los Tropics de Flint, Michigan, una franquicia de la vieja American Basketball Association (ABA) la cual ha logrado comprar con las ganancias obtenidas de su único éxito musical "Love me sexy".

De pronto, la NBA anuncia su intención de realizar una fusión y ofrece absorber a los cuatro mejores equipos de la liga, mientras que el resto de ellos deberán ser disueltos. Con el fin de sacar a su escuadra de los últimos sitios, Jackie contrata a Ed Monix (Woody Harrelson), un ex jugador de los Celtics, que ve en los Tropics la oportunidad de reconquistar a su antigua novia (Maura Tierney), quien vive en la ciudad.

A través del ficticio equipo de Flint, la cinta recrea detalles que hicieron peculiar a la ABA (los balones azul, blanco y rojo, los tiros de tres puntos y las arenas prácticamente desiertas) y parodia momentos de extraordinario patetismo como las noches especiales para atraer aficionados que llegaron a incluir actos de circo y peleas con osos (recurso usado alguna vez por los Pacers de Indiana).

Semi-Pro es una de esas comedias desatinadas que se ven con gusto, qué duda cabe, pero que abusa de lo ordinario como recurso; sin dejar de reconocer que existen situaciones ingeniosas que hacen reír mucho, el resto es llanamente ordinario.

Will Ferrell es una caricatura de personalidades reales; saca sus mejores momentos de exagerarlos y mostrarlos como perdedores, mediocres e ignorantes. En Deslizando a la gloria y Ricky Bobby: loco por la velocidad los otros alrededor de él jugaban el mismo juego, pero en esta cinta hay demasiada "normalidad" en choque con las excentricidades de su Jackie Moon.

La comedia del debutante Kent Alterman nunca se define entre un relajiento homenaje a la extinta ABA y aquellos que la mantenían viva, y un filme indistinguible y, más que nada, profano.

 
 
 
 
  

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.